Escritores

¿A quién se la estará ch…? y otras formas de trepar

today18 octubre, 2023 36 38

Fondo
share close

Creo que no hace falta aclarar la palabra, que antecede a los puntos sucesivos de un título vomitivo que escuchamos a diario. Podríamos decir que esta pregunta retórica proviene de la boca de los hombres. Tristemente también la pronuncian mujeres. Al igual que ocurre con la palabra «braguetazo», del sustantivo bragueta.

Hay tantas frases y palabras que deberíamos desterrar para siempre de la tierra y del diccionario…

Y es que hace unos días, tras aplaudir el logro y ascenso de una compañera, escuché, lamentablemente la frase. ¿A quién se habrá tirado para estar ahí?. Mi versión actual no mira para otro lado, por lo que mi respuesta fue: ¿y a quién te has tirado tú?, también tienes un buen puesto.

En este momento es cuando las personas se percatan que es verdad aquello de «cuando señalas con un dedo, los otros tres te apuntan a ti».

Al parecer tiene que haber un porqué detrás de cada logro, una trampa típica de un país de pandereta. Parece ser que el esfuerzo, los logros y las capacidades propias no son suficientes para alcanzar el éxito por uno mismo. De hecho, nos pasamos la vida juzgando vidas ajenas como si de un concurso se tratara. Me pregunto, quién habrá pedido opinión.

Seguimos en un tiempo pretérito donde los hombres y las mujeres no pueden ser, simplemente, amigos. Los homosexuales tienen que estar liados entre ellos, y por supuesto, en una continua bacanal. Si eres demasiado joven te han regalado el puesto, si eres demasiado viejo, también. ¿Quién le habrá colocado ahí? ¿Qué habrá hecho?. Estos dos pasan mucho tiempo juntos….

¡BASTA!

Todo esto concluye en una espiral de energía negativa, que finaliza en un mar de envidias insanas. Y es que, si las personas dedicaran el mismo tiempo a construirse a sí mismos que a criticar, seguramente conseguirían los mismos resultados que los que sí estamos realmente comprometidos con nuestro crecimiento personal y profesional. Somos seres libres. Libres de tener las relaciones que queramos más allá de las opiniones no pedidas. Me pregunto en qué artículo del Código Civil se encuentra que una mujer no pueda relacionarse o tener una pareja en su mismo nivel intelectual o laboral. ¿Tenemos que reducir nuestros estándares amorosos para no quedar como unas aprovechadas?. ¿Debe el hombre que tener una posición de inferioridad empresarial con respecto a la mujer para no considerarse braguetazo?.

Las palabras al igual que el tiempo, son dos cosas que no regresan. Deberíamos medirlas antes de lanzar acusaciones sin fundamento, basadas en el coraje y la frustración de metas no logradas en tiempo y forma. Pero al final, lo que dice Juan dice de Pedro, dice más de Juan que de Pedro.

¡Hakuna matata!

Escrito por Raquel Valle

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%