Escritores

El emprendimiento como asignatura pendiente

today15 septiembre, 2023 3

Fondo
share close

Desde que iniciamos nuestra etapa académica, nos encontramos ante un programa repleto de asignaturas, que van evolucionando progresivamente. Lengua, inglés, Matemáticas… y ¿emprendimiento?

 

Debo confesar que yo comencé a ser autodidacta en el emprendimiento con 7 años. Tras una mañana de Reyes, en la que me regalaron una maravillosa máquina de hacer perfumes, comencé a crear mis propias fragancias. El ser P.A.S (persona altamente sensible) hacía que mis sentidos estuviesen más desarrollados, así que más allá de considerarlo como una debilidad, lo utilicé a mi favor. De hecho, lo incluí en mi DAFO infantil, dentro del apartado de fortalezas, que, junto con mi ilusión y mis ganas de emprender, fueron el pistoletazo de salida de mi carrera empresarial, comercializando los perfumes de hombre y mujer en el colegio. Esta fue la causa de mi primera visita a Dirección.

Mis padres se miraban entre ellos debatiéndose entre castigarme o reírse.

«¿De verdad pretende que castigue a mi hija por emprender?»

 

Durante los veranos, también jugaba a «las tienditas» usando la parte baja de mi casa en El Hierro. Allí hacía inventario y mi hermano me encargaba los pedidos en inglés. Cuando volvía de nuevo al colegio, ya llevaba adelantado el nivel en idiomas y matemáticas. Mi fiebre por emprender crecía a pasos agigantados. Así que al siguiente año académico me volvieron a reprender por haber constituido, esta vez, una agencia de viajes, haciendo trabajar a mis compañeras con mapas de España y revistas en la organización de viajes de ocio.

 

Cuando somos niños nos preguntan continuamente, ¿qué queremos ser de mayor? y las respuestas más comunes suelen ser bombero/a, astronauta, periodista… pero en muy pocas ocasiones, y podemos decir, casi nulas, se suele escuchar «ser empresario/a». Es entonces, cuando nos encontramos en la edad adulta descubriendo nuevos y desconocidos terrenos pantanosos. Indagamos en cómo montar nuestro propio negocio, qué documento llevar a Hacienda, cómo solicitar subvenciones, etc. Afortunadamente, las Instituciones y las Asociaciones Empresariales toman responsabilidad en el asunto, y crean espacios de asesoría empresarial, aportándonos una hoja de ruta.

 

Si bien es cierto que todos podemos ejercer nuestro derecho a elegir en qué formarnos y a qué dedicarnos, ¿por qué no dejar abierta también la posibilidad a emprender? El desconocimiento de la existencia de esta opción como salida laboral y la incertidumbre son los mayores enemigos a los que tenemos que enfrentarnos Así que solo nos queda continuar trabajando, para que el emprendimiento deje de ser una asignatura pendiente.

Escrito por Raquel Valle

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%