Escritores

El poder lo tienes tú

today15 diciembre, 2023 10 5

Fondo
share close

En pocos días escucharemos esas doce campanadas que anuncian la llegada de un nuevo periodo. Una época en la que tenemos por costumbre marcarnos nuevos propósitos. Concebimos el nuevo año como un cambio de paradigma que surge mágicamente, como un punto y a parte en nuestra historia, cuando realmente solo se suma un número a una cifra y se da la vuelta a la hoja del calendario. Abundan aquellas preguntas frecuentes: cómo te sientes con treinta y un años, qué tal la vida de casada, cómo te trata el 2023… como si hubiese cambiado algo en nosotros repentinamente…¡de un momento a otro y sin accionar!. Y es que nunca es cuestión de chasquear los dedos y echar polvo de hadas.

En este punto nos cuestionamos el porqué esperamos resultados diferentes sin haber pulsado el botón de arranque. Asumimos los cambios como algo imperativo que dejamos al azar del universo y confiamos en esa buena suerte, que supuestamente, trae este nuevo año debajo del brazo. Queremos resultados rápidos y favorables en nuestro ámbito personal y profesional, olvidándonos de lo necesario que es transitar bajo el paraguas del autoconocimiento y la experimentación de una de las ecuaciones más importantes: fallo + error = aprendizaje. En esta etapa de la inmediatez, donde queremos todo ya, nos esforzamos por extrapolarlo también a nuestra esfera más íntima. Soltar y dejar ir viejos patrones y paradigmas, que no nos pertenecen, es realmente un acto de valentía, pero tener la paciencia para pararse detenidamente en todos los andenes, donde nos esperan los traumas pendientes, es otro nivel de coraje, al que se le suma una abrumadora fuerza de voluntad.

Por ahí se dice que si no está en tu mano, que tampoco esté en tu mente. Sin embargo, debemos responsabilizarnos de esa parte del trabajo que nos toca, dejando de culpar a las fuerzas externas de los sucesos que acontecen en nuestra vida. Desafortunadamente, es inevitable elegir las pruebas que la vida nos pone delante, pero si podemos elegir la forma en la que nos enfrentamos a ellas.

Parece que 2024 trae 365 oportunidades para hacer las cosas bien, sin embargo, no somos consientes que podemos empezar a hoy sin esperar a que nos marque el ritmo un reloj y una docena de uvas. Vamos por la vida con la certeza de que vamos a llegar al siguiente 1 de enero, como inmortales y seres todopoderosos, que eligen cuando irse en tiempo y forma, cuando la realidad, es que, la vida te puede cambiar en cuestión de segundos. Posponemos sueños, propósitos y metas pensando que va a ver un mañana, que aún tenemos tiempo. ¿Suena catastrofista, verdad?. Esta es la magia de la vida, la de enfrentarnos a esa incertidumbre que nos enseña a relativizar y darle importancia a las situaciones y las personas que realmente la tienen. No hay que tener miedo a la muerte, sino a no vivir como realmente queremos. Tu propósito, comienza hoy. Recuerda que el poder, siempre lo tienes tú.

Escrito por Raquel Valle

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%