Escritores

La igualdad de género ha pasado de moda

today15 septiembre, 2023 9 5

Fondo
share close

Paseando por las calles de Albania me escaneaban las miradas de arriba hacia abajo. Una mujer sola, sin un hombre al lado y, además conduciendo. Bien es cierto, que en determinados países aún la mujer no tiene permiso para expresar su criterio y mucho menos su derecho de ser, de pensar y de tomar decisiones propias.

Una vez de vuelta en Tenerife comencé a organizar el evento TEDxPlazaWeylerWomen. Durante estas semanas me he cruzado con varios comentarios dignos de estudio sociológico, entre los que se afirmaban que, la igualdad entre hombres y mujeres era, ya, un hecho.

 

“La igualdad es un tema que está manido y se debe pasar página”

 

Que atrevida es la ignorancia.

Claro está que algo hemos avanzado. No nos encontramos en la situación de Albania, donde las mujeres tienen el mismo valor que un 0 en la operación de la suma social. No obstante, desconocemos muchas historias que confirman, que las mujeres no estamos ocupando el sitio que nos corresponde. No es cuestión de situarse delante de los hombres, mucho menos detrás, pero si caminar al lado y en las mismas condiciones. Es por ello que no considero la brecha de género como una lucha, sino como un reto en el que debe estar implicada toda la sociedad.

Hablando con mis compañeras durante un café, todas coincidimos en el hecho de haber vivido historias similares en las que se nos ridiculiza con comentarios como “estás jugando a las empresarias” al nos sentamos ante proveedores, colaboradores y clientes.

Es hora de volver a embalar la casita de muñecas rosa, que se nos ha impuesto por el hecho de nacer mujer. Cada una de nosotras nos sentimos plenas y satisfechas con el futuro que decidimos escoger. Unas nos sentimos realizadas laboralmente, otras al ser madre, otras al casarse y así según los criterios bajo los que decida vivir cada una de nosotras. Incluso si se desea combinar ambas, es una decisión totalmente válida y libre de juicio interno y externo. Y cuando digo decidimos, es porque afortunadamente, al menos si tenemos el derecho de experimentar la vida bajo nuestras propias premisas.

Las empresarias también coincidimos lamentablemente en la trama de anécdotas teñidas de color verde, al sentarnos ante un hombre para llevar a cabo una negociación. No será la primera ni la última, que una cita profesional tenía la intención de tomar un café con un toque personal.

“ Si no te hubieras citado por algo profesional no hubiera tenido oportunidad de quedar contigo”.

 

“ Pensé que ibas a venir tú personalmente a entregarme la mercancía”.

 

¿Realmente un hombre se encuentra ante estas situaciones a la hora de sentarse a negociar en un despacho o un lugar público?. Yo también era de la que pensaba que estábamos más avanzados, en otros temas, como el respeto hacia el colectivo LGTBI+. Sin embargo, tras asistir hace unos días a una charla en la que mostraban las problemáticas ante las que se encontraban en su día a día, llegué a la conclusión, que a esta sociedad, todavía le queda mucho por madurar.

Así que sigamos caminando de la mano por un sendero que desemboque en una igualdad real y efectiva, como marca la Constitución. Con proyectos y asociaciones que sigan impulsando este objetivo, por el que muchos y muchas han luchado para que hoy podamos hacer uso de muchos de los derechos que antes no teníamos, y que no han logrado llegar hasta aquí para verlo.

Escrito por Raquel Valle

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%