Artículos

La importancia de la Música en el Aprendizaje

today17 abril, 2024 7

Fondo
share close

La música es un elemento esencial en el desarrollo del ser humano, no sólo estimula el aprendizaje, sino también promueve el despliegue de las emociones positivas.

El concepto de “Audiaton” guarda relación con el significado de transformar el sonido en música; por lo tanto ésta es un  arte, creación absoluta, imaginación en expansión, movimiento, color y energía. La integración de los distintos elementos que la conforman, pueden ser un factor facilitador en la sala de clases al momento de desarrollar los procesos de aprendizaje, puesto que no solo agrega un componente estético a la educación, sino que también ofrece una variedad de beneficios cognitivos, emocionales y sociales para los estudiantes.” El aula, un auditorio emocionante; las emociones: alteraciones en la partitura; Propuestas para armonizar la orquesta; y último compás” ( Bisquerra, 2020).

La música ha desempeñado un papel fundamental en la experiencia humana a lo largo de la historia. Desde rituales ancestrales hasta conciertos modernos, ha sido expresión cultural y emocional que trasciende barreras lingüísticas y sociales. Así como también, ha demostrado tener un impacto significativo en el desarrollo del aprendizaje, puesto que es un elemento pedagógico que facilita y promueve las emociones nutritivas cuando se construye el conocimiento. “ La motivación es crucial para el aprendizaje exitoso, y se encuentra vinculada muy cerca con la comprensión y las emociones” (Ibarrola, 2020).

En la actualidad, existen elementos que prueban los efectos positivos de la música en el aprendizaje; los docentes dentro de sus prácticas pedagógicas,  están cada vez más interesados en incorporar la música como estrategia metodológica, sobre todo en aquellos momentos dentro del trabajo en el aula, en que los aprendices precisan de un mayor trabajo mediado, con sentido, intención y significado.

A continuación podemos destacar algunas de las ideas centrales que son claves  para el desarrollo de la música en el proceso de enseñanza-aprendizaje dentro del aula:

  1. Estimulación Cognitiva y Aprendizaje:

La música activa diversas áreas del cerebro, lo que puede ser un factor que promueva las diversas funciones cognitivas y procesos de aprendizaje. Investigaciones dan cuenta que exponer a los estudiantes de manera sistemática al trabajo a través de la música, desarrolla las habilidades que subyacen a las áreas académicas como la lectura y el cálculo; como además, se despliegan las diversas funciones ejecutivas  al momento de aprender.

  1. Desarrollo del Lenguaje:

La exposición regular a letras y melodías ayuda a mejorar la pronunciación, la articulación de los diferentes sonidos y mejora el vocabulario como la  comprensión auditiva. Los ritmos y patrones musicales también pueden contribuir al desarrollo de habilidades fonológicas, que son fundamentales para el proceso de lectura y escritura.

  1. Creatividad :

Permite el desarrollo de la creatividad, la curiosidad, permitiendo que los estudiantes puedan indagar y/o explorar diferentes formas artísticas. A su vez, permite la flexibilidad como la toma de decisiones para la resolución de los problemas de una manera divergente.

Cuando se trabaja dentro del aula con melodías de fondo, los aprendices logran focalizar su pensamiento y conducta cognitiva en la tarea, generando mayor capacidad de concentración y apertura frente a lo que se está llevando a cabo.

  1. Habilidades Sociales:

Las actividades que se dan dentro del espacio académico, permite la integración social, trabajando todos por un mismo fin o meta; lo que conlleva  entonces, la cooperación e inclusión entre los pares. Estas experiencias fortalecen las habilidades sociales y emocionales, creando un ambiente de aprendizaje enriquecedor que trasciende más allá del aula.

  1. Regulación Emocional y Bienestar:

La música posee la cualidad y poder de influir en el estado de ánimo y las emociones de los educandos, sobre todo cuando ellos/as están construyendo e integrando nuevas conexiones cognitivas. En la sala de clases se genera un espacio recíproco de comunicación e intercambio de ideas, puntos de vista,  lo cual, ayuda sin lugar a dudas en la regulación de las emociones, manejar  el estrés y tolerar  mejor la frustración.

Finalmente, cuando aprendemos nos sumergimos en un mágico mundo de ideas, lugares, personales y contenidos que nos invita a procesar de manera distinta lo que vamos comprendiendo e integrando. La música en el aula no solo enriquece la experiencia educativa, sino que también contribuye al desarrollo integral de los estudiantes. Al aprovechar el poder de la música como herramienta educativa, los docentes pueden mejorar la participación y motivación del grupo curso en la clase; estimulando el pensamiento crítico y emociones que faciliten el ambiente de construcción del conocimiento.

 

 

 

Escrito por Claudia Andrea Nuñez Nuñez

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%