Artículos

¡La menopausia es una caca!

today30 noviembre, 2023 233 59 4

Fondo
share close

Eso es lo que si me preguntan contestaré.

Chica eres una exagerada…

Me gusta decir las cosas claras y hay mucho tabú al respecto. Parece que se puede hablar libremente de la menarquía, sin embargo, no hay información sobre la #menopausia.

Las mujeres dejamos de ser fértiles, y nuestro cuerpo comienza a hacer más cosas raras de las habituales.

Sangrar todos los meses no es normal, es una auténtica locura en nuestro cuerpo.

Imagínate de repente porque tienes ya entre 45 y 55 años empieza nuestro organismo a fallar como una escopeta de feria.

Es decir, nuestros magníficos ovarios dejan de liberar óvulos, vamos, que se quieren jubilar después de tantos años de arduo trabajo. Además, los estrógenos y la progesterona dejan de fabricar.

¡Hala todos a la huelga!

Aquí viene cuando la vida nos da el tortazo con la mano abierta.

¡Houston tenemos un problema!

Empiezan a pasar otras cositas…

A saber:

Estar en pleno invierno con una nevada del copón bendito y tener que salir al jardín porque no puedes vivir con el calor del volcán que tienes en tu propio cuerpo.

Cambios de peso. Vamos a ver… si he tenido siempre “tipín” y resulta que ahora no me cabe ningún pantalón.

De repente todo te da pena, te pones triste, te cabreas, lloras. Te recuperas y volvemos a la casilla de salida.

El deseo, y eso qué es, porque de repente los fuegos artificiales que tanto te molan se han quedado en petardos.

Dormir… ¿Te acuerdas de lo bien que lo pasabas un sábado haciéndote la remolona en la cama? Ahora te despiertas veinte millones de veces y al día siguiente estás agotada y con unas ojeras que te llegan hasta el suelo. Ni corrector ni vainas.

No quiero dramatizar, por eso hay que reírse que es la mejor manera de sobrellevar las cosas…

Comienzas en periplo yendo al médico de cabecera “de familia”. Le cuentas tu rollo de manera extensa y pormenorizada y…

Hay algunos que son hombres, y por mucho que les expliques no entienden, es como si les hablaras en chino mandarín.

Te mandan a la matrona.

Le cuentas otra vez toda la película de indios…

Te despatarras en esa maldita camilla, te revisa y de propina te hace una citología, por cierto, eso duele.

Y te vas de vuelta a tu casa con la promesa de que el ginecólogo te verá para ver si hay alguna manera de sobrellevar el temita y dos folletos tristes en las manos para que te los leas.

En fin.

Si has llegado hasta aquí, gracias, pero todavía no he terminado.

Cuando después de cinco meses en el mejor de los casos te ve el ginecólogo, vuelve a repetirse el despatarre en la silla famosa.

Te mira por encima de las gafitas y te dice que es muy normal lo que te pasa.

Obvio, eso ya lo sé, ni que hubiera descubierto América.

Y te cuenta la misma monserga que ya has escuchado y que estás cansada de oír.

Te voy a dar mi opinión al respecto.

El reemplazo hormonal es un planazo, eso sí, tienes que cumplir una serie de requisitos muy importantes, de otra manera no te lo podrán dar.

Y las más relevantes.

No fumar

No tener antecedentes de cáncer en mama en la familia.

Y funciona, claro que funciona, esas pastillas son mágicas.

Y sí, es crucial tener una vida saludable.

Una dieta equilibrada, ahora no puedes comer lo que te salga de las narices a todas horas.

Y deporte.

Hacer trabajo de fuerza para conseguir que la sarcopenia no se instale en tu fabuloso cuerpo de 50, aunque tengas el espíritu de 30.

Cuida tus pensamientos y lo que entra en tu cabeza, conservar la cordura es básico para continuar en esta etapa.

El bendito Sex0 puede volver a ser maravilloso.

Hablemos de lo que nos pasa a las mujeres porque ¿sabes qué?

 

 

No estás sola.

Escrito por Begoña López

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%