Escritores

La selva de cemento

today15 septiembre, 2023 6 5

Fondo
share close

Si me dieran un euro por cada vez que escuché durante mi infancia que no iba a llegar a nada en la vida y que pertenecía a la segunda fila, ya me hubiera comprado una residencia en Beverly Hills.

 

En esta selva de cemento me crié entre leonas, fijando la vista en un objetivo y bajándole el volumen a los comentarios procedentes del exterior.

Ya habéis escuchado en algún podcast de mi programa, no me cuentes cuentos, a mi abuela Tina contando por encima y muy modestamente su historia de un emprendimiento oculto, en el que la mujer no podía estar socialmente reconocida como “cabeza de familia”. Que expresión tan fea y barroca,¿verdad?.

Haciendo malavares, inversiones inmobiliarias y trabajando a escondidas ejerció como palanca y motor económico de una familia, que hoy prefiere mantenerse al margen de mi escenario público.

 

Hace unas semanas decidí lanzarme hacia una nueva etapa de mi vida y salir a cazar. Caí en la cuenta que durante estos 3 años de emprendimiento me había limitado a observar a mis compañeros desde lo alto de un árbol. Día a día salían a la selva a por su comida, literalmente. Me preguntaba como podían vivir continuamente bajo ese chute de incertidumbre, sin el que ahora mismo, yo tampoco sabría existir. He probado la adrenalina que se produce al conseguir la comida por mi misma, a emprender, a cerrar 6 contratos en menos de una semana. Es una completa adicción dedicarse a tiempo completo a esta tarea.

 

A través de los años y de las creencias pensé que yo no estaba preparada para ello, no tenía madera empresarial, o no quería ver que, por herencia herreña, ya me corría por las venas. Hoy me encuentro feliz de haberle dado un giro a mi vida de 180 grados. Hoy disfrutó en cada reunión, sentándome en un restaurante japonés durante una noche de miércoles, con otras leonas. Llegamos a la mesa de negociación con objetivos claros y el resultado de un win to win que se sella con un brindis de vino blanco seco y afrutado.

Hoy me siento afortunada de todas las decisiones que he tomado, de las 5 personas con las que más disfruto mi tiempo. Me rodeo de personas fuertes, con las ideas claras, que día a día luchan por sobrevivir y mantenerse en esta selva. Como yo, resonando y conviviendo bajo las premisas del emprendimiento, un way of life que sólo entendemos las que conformamos esta manada.

 

 

Escrito por Raquel Valle

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%