Artículos

LAS EMOCIONES NOS DISPONEN A LA ACCIÓN

today23 noviembre, 2023 28 37 5

Fondo
share close

Las emociones son una parte intrínseca de nuestra experiencia humana y juegan un papel fundamental en nuestra disposición a la acción. Cuando experimentamos emociones intensas, ya sean positivas o negativas, estas pueden influir en nuestra forma de pensar, comportarnos y tomar decisiones.

Las emociones positivas, como la alegría, el amor o la gratitud, nos predisponen a la acción de una manera constructiva. Nos sentimos motivados, energizados y dispuestos a participar en actividades que refuercen esas emociones positivas. Por ejemplo, si nos sentimos felices, es más probable que nos involucremos en actividades sociales, busquemos nuevas oportunidades o nos desafiemos a nosotros mismos.

Por otro lado, las emociones negativas, como el miedo, la tristeza o la ira, también nos predisponen a la acción, pero de una manera diferente. Estas emociones pueden desencadenar respuestas de lucha o huida, impulsándonos a tomar medidas para protegernos o resolver situaciones problemáticas. Por ejemplo, si sentimos miedo, es natural que busquemos seguridad y evitemos situaciones que consideremos peligrosas.

Es importante destacar que nuestras respuestas emocionales pueden variar según el contexto y nuestras experiencias individuales. Lo que puede motivar a una persona a actuar puede no tener el mismo efecto en otra. Además, nuestras emociones pueden interactuar entre sí y afectar nuestras decisiones de manera compleja.

Estas emociones también son muy importantes a la hora de que un comensal se decida por uno u otro restaurante. La información que demos de a través de las redes sociales o por cualquier otro medio, influye en cómo se predispone a recibir la experiencia gastronómica, y eso hará que las garantías de éxito sean mayores. No basta con cubrir sus expectativas, se trata de superarlas y crear momentos que se anclen en la memoria para formar parte de sus historias personales y deseen compartir con otros intervinientes.

Un restaurante es un espacio multisensorial y creativo donde se conjugan las ganas de comer con las emociones positivas que se trasmiten durante la experiencia. Influir de forma ética y consciente en esas emociones, es hoy en día parte inseparable de la labor de hostelero como fórmula de adaptación a la Nueva era del Comensal.

Para resumir, las emociones nos predisponen a la acción al influir en nuestro estado de ánimo, motivación y comportamiento. Ya sea que experimentemos emociones positivas o negativas, estas pueden impulsarnos a participar en diferentes actividades y tomar decisiones basadas en nuestras respuestas emocionales. Comprender cómo las emociones influyen de nuestros comensales nos permite ser más conscientes de nuestras acciones y tomar decisiones para crear y diseñar experiencias memorables, únicas e inimitables.

Carmelo Martín

Autor y Mentor

DIPLOMADO COMENSALOGÍA

Escrito por Carmelo Martín

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%