Artículos

¿Temer o confiar?

today28 noviembre, 2023 23 28 5

Fondo
share close

Como un salto al vacío me permitió llegar a Europa en 4 meses..

Acompáñame en este viaje donde confiar, el descubrimiento personal y la superación de obstáculos se entrelazan. ¡Aprende cómo la determinación, la gestión del presupuesto y la valentía hicieron posible esta aventura única! ¡Prepárate para descubrir Europa desde una perspectiva auténtica y motivadora!

 

Antes de empezar me presento, mi nombre es Dymar Vanessa, soy Venezolana y vivo en Venezuela, para los que no conocen mi país es una hermosura y está en Latinoamérica.

En este momento escribo esto desde Portugal, en una ciudad que se llama Valongo de Vouga, llegué a Madrid el 9 de Octubre y llevo viajando por Europa 1 meses y dos semanas..

En este momento he pasado por España, Francia, Bélgica, Países Bajos y  Alemania.

El recorrido ha sido así:

En España:

  • Zaragoza
  • Pamplona
  • Barcelona

En Francia:

  • Sana
  • Toulouse
  • Carcasone
  • París
  • Orly

En Bélgica

  • Rouselare
  • Brujas
  • Gante
  • Cortrique
  • Amberes
  • Brúcelas

De Países Bajos

  • Amsterdam

En Alemania

  • Boon
  • Colonia
  • Düsseldorf

Ahora en Portugal

  • Lisboa
  • Valongo de Vouga
  • Águeda
  • Aveiro
  • Porto

Admito que soy más que bendecida y afortunada, porque en cada uno de estos lugares he tenido alguien que me reciba, me lleve o me acompañe, ¡y vaya que para mí es importante la compañía!

Pero lo más relevante ha sido mi capacidad de pedir ayuda, tocar la puerta y confiar.

No viaje con gran presupuesto, de hecho venía con lo que me pedía la Unión Europea para entrar al país, tengo la suerte que trabajo remoto y sigo laborando, lo que ha sido el desafío de mantener el trabajo al día mientras paseo y conozco.

Además, que tuve la suerte que en medio de mi viaje la empresa para la que trabajo iba a participar en lo que es el evento más importante de tecnología para las startups en Portugal, donde la asistencia de este año rondó en 70 mil personas, un evento completamente en Inglés, yo siempre he dicho que no hablo inglés y para mi sorpresa me desenvolví mejor de lo que yo misma esperaba, no hablé en Inglés, escuchaba a la gente, entendía por contexto y me apoyaba de Google traductor.

 

¿A qué voy con esto? ¡Que muchas veces nos autoimponemos barreras pensando que no podemos cuando es todo lo contrario, podemos con eso y con más!!

La primera vez que me asomaron el viaje a Europa yo simplemente no lo creía posible, me parecía que tanto el pasaje como los gastos para mí eran inaccesibles.

¡Que me tocó organizarme, bajar mis gastos superfluos al máximo, sí! ¡Pero aquí estoy, como dice una amiga de gira por Europa! Sorprendida de mí misma, y de mi capacidad de administrarme.

Incluso descubriendo lo que me gusta y lo que no, al principio de este viaje me preguntaban cuál era mi tipo de turismo y realmente no sabía.. Lejos de Venezuela únicamente había ido a México por una experiencia holística que fue el pago por un sitio web que hice con una colega.

A esta altura del camino sé que me encanta una iglesia, tomarle fotos a otras de arte o a las vidrieras que me llaman la atención, que muchas veces tengo un monumento natural y un grafiti y voy y le tomo la foto al grafiti.

También me ha permitido conocer lo que no me gusta, lo que estoy dispuesta a negociar y lo que no, por ejemplo para mí comer es valioso, que a mi me toca quién yo quiero y no quién quiere, que los espacios limpios y organizados para mí son importantes.

¿Por qué les cuento todo esto?

Porque quiero mostrarles que de cara a la gente muchos verán mi Instagram y pensarán que soy millonaria o que tengo un viejo que me mantiene y no lo muestro (ya en algún momento alguien me lo dijo 😂😂) y la verdad es que no.

Toque muchas puertas, vi quién me podía recibir, organicé un presupuesto base, y empecé a creer en mí, en el camino muchos lugares simplemente se conectaron con mi propósito de viaje.

Otros fueron un alerta para estar más pendiente, porque yo me estreso y medio colapso.. Ya que perdí documentación fundamental pero no imprescindible (como el pasaporte). Pero al final todo es aprendizaje.

Y como me decía un amigo un día que me sentía triste porque estaba en una ciudad bellísima pero andaba sola.. Al final casi siempre el resultado es positivo..

Así que a quejarse menos y a empezar a valorar cada pequeño detalle que tienen en la vida. Y si algo no les gusta empiecen a ver cómo lo pueden cambiar, si no saben cómo busquen ayuda, en ocasiones tenemos la solución al frente y no la vemos..

¡Nos vemos en la ruta!

Dymar Zambrano

Escrito por Dymar Vanessa

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%